Cámaras de caza

Las cámaras de caza son cámaras de vigilancia preparadas para su ubicación en el campo y para que puedan resistir las peores condiciones climatológicas. Se trata de dispositivos compactos, de bajo consumo, con visión nocturna y grabación de vídeos y fotos por detección de movimiento. Las cámaras para caza disponen de un diseño exclusivo perfecto para fundirse con el paisaje y su carcasa hermética les permite soportar las inclemencias meteorológicas, además de aportar a su usuario una autonomía de seis meses. Son la solución perfecta para aquellas personas que necesitan controlar fincas en el campo o realizar videovigilancia en áreas exteriores. Cada cámara para caza nocturna es un dispositivo compacto que garantiza un bajo consumo, visión nocturna y el registro de vídeos y fotos por detección de movimiento independientemente de si hay lluvia, viento, frío, calor o nieve. Estas cámaras de vigilancia nocturna caza funcionan por medio de una tarjeta SIM, que se interconecta con el teléfono móvil de su usuario, de modo que cuando la cámara detecte movimiento graba vídeos de hasta 60 segundos y realiza una fotografía que envía al móvil del usuario a través de MMS. Disponemos de cámaras de caza con antena y sin antena. Las cámaras de caza con antena envían al móvil del usuario fotos, en tiempo real, por medio de mensajes multimedia o MMS y las cámaras sin antena no envían fotos pero funcionan por detección de movimiento y ambas proporcionan una amplia autonomía.