Peluches espía

Los peluches espía son objetos de espionaje fabricados en suave peluche diseñados para ser disfrutados por los niños al mismo tiempo que facilitan a los adultos el control de la situación. Cada peluche espía ha sido manipulado de manera artesanal consiguiendo introducir en su interior una mini cámara capaz de registrar una gran variedad de situaciones. Las cámaras de seguridad en peluches incorporan un discreto cable de 16 centímetros que se conecta a una base en la que se encuentra la tarjeta de memoria micro SD de hasta 64 GB y un puerto USB. La cámara incorpora una pequeña pero potente batería portátil que se conecta, a su vez, a la base y le proporciona una autonomía de hasta 17 horas. Lo novedoso de estas cámaras en peluche es que están preparadas para que los niños jueguen con ellas con la absoluta tranquilidad de sus padres. En cada muñeco la mini cámara ha sido escondida de manera artesanal, de tal modo, que los más pequeños nunca verán más allá que un muñeco de peluche que les encantará. Por su parte los adultos, salvo el usuario que los adquiera, tampoco podrán descubrir nunca que su tierna apariencia esconde un potente dispositivo de espionaje capaz de realizar vídeos con audio y fotografías y que se pone en marcha con sólo pulsar un pequeño botón de un mando a distancia que los juguetes espía incorporan.