Las cámaras de vigilancia CCTV o circuito cerrado de televisión (Closed Circuit Television) es una tecnología de vídeovigilancia diseñada para supervisar una diversidad de ambientes y actividades.

Se le denomina circuito cerrado porque todos sus componentes están enlazados y, a diferencia de la televisión convencional, se trata de un sistema pensado para un número limitado de espectadores.

Para mejorar el sistema, se suelen conectar directamente o enlazar por red otros componentes como vídeos u ordenadores.